miércoles, 23 de julio de 2014

QUÉ ES UN ADIL

Cuando me planteé el hacer un blog sobre el mundo agrario leonés, y supongo que todo el mundo le pasará lo mismo, era primero cómo llamarlo. Como amante de la cultura leonesa, intenté recuperar aquellas palabras o expresiones vinculadas con el campo y que fueran netamente leonesas.

Finalmente escogí adil, una palabra que hace referencia a un terreno que está sin cultivar pero que no necesariamente sea improductivo, sino que se puede decir que está en descanso o simplemente es que no hay necesidad de plantarlo. Es una palabra netamente leonesa, y salvo error, no está recogida en ningún otro lugar que no sea León o Zamora. Me dicen que Existen palabras equivalentes en castellano, barbecho, pero no es exacto. Y aquí entramos en esos matices que cargan de significado a una palabra:

barbecho es una tierra que se deja descansar dentro de una rotación de cultivos. Tradicionalmente solía ser plantación de cereal por varios años y uno o dos años de leguminosas o bien de descanso sin cultivo, que es esto último el propiamente barbecho. Por lo tanto la tierra en barbecho es productiva, está en uso pero en descanso.

El adil es también una tierra no cultivada, pero no buscando el objetivo de descanso, sino simplemente sin cultivo. Y al contrario que en el barbecho, donde se hacen algunas labores de rotura del suelo y arado para mejorar su calidad y airearla, en el adil no se hace labor alguna.

Aquí podría aparecer la cuestión de que en el fondo son sinónimos, pero son los propios agricultores los que los distinguen. En cierta ocasión, cerca del pueblo de Alija de la Ribera, hablando un poco de todo con un agricultor, me dijo que estaba esperando a ver si se plantaban unas tierras que tenía en adil. Mi desconocimiento me hizo señalarle a unas tierras sin cultivar próximas a nosotros y le pregunté "¿qué están, como éstas?", a lo que me respondió "no, estas están en barbecho".

Entonces ¿cuál es la diferencia? pues no es tan sencilla de explicar, pues variará un poco del agriculor y la zona. Algunos vocabularios de leonés lo describen como simplemente tierras sin cultivar, otros como tierras que ya no tienen uso pero fueron agrícolas antes. Incluso otros apuntan a tierras agrícolas que ahora están llenas de matas y hierbas. Responden estas descripciones más bien a lo que se percibe en el lugar que realmente a una definición común.

Su presencia como palabra se circunscribe en exclusiva a la provincia de León y Zamora, si bien en ninguna de las dos en todo su territorio. En León se queda en su parte central, noreste, sur y gran parte del este. En Zamora a la parte norte, centro norte y el oeste excluyendo gran parte de Sanabria y Sayago. No se ha documentado la palabra en Salamanca, pero quien sabe. En las zonas de montaña y el occidente leonés se puede denominar a estas tierras "pousa", "fuelga", "guelga" y "folgáu".

A esta palabra le añadiremos también un cierto origen desconocido. Mientras que el filólogo Urdiales Campos apunta a un posible origen árabe, otros filólogos como el leonés Morala Rodríguez discrepan de ello basándose en su escasa distribución geográfica y más en un territorio cuya presencia árabe no fue dominante, por lo que proponen que derive de algún vocablo prerromano relacionado con la rotación de cultivos. Julia Miranda, en otra investigación sobre toponimia menor del Esla, señala que bien pudiera ser una palabra del latín aridus al que se le añade el sufijo adjetivo -ilis, derivando en aridilis por asimilación fonética del grupo -rd-. Esa derivación latina parece un poco más cuestionable si tenemos en cuenta que existe documentación muy temprana (siglo XII) con la palabra "atile".

En cualquier caso una adil no será este blog, que espero pueda llenar de información, datos y curiosidades sobre el mundo agrario leonés. Que nun caiga n'adil.